El lado humano del Dr. Sánchez

Conocemos algunos aspectos de la vida del doctor Sánchez que nos parecen interesantes y que por su peculiaridad
pueden ser curiosos para nuestros lectores. Sevillano de nacimiento le encontramos viviendo en
Marbella, haciendo ejercicio de su profesión de médico. Le vemos realmente feliz y en plenitud de su carrera
profesional entre esta ciudad y Sevilla donde mantiene su consulta inicial. Original hasta para no querer
indicar junto a su entrevista sus datos de contacto. Alguien diferente.

 

¿A qué se debe su éxito en una ciudad como Marbella en la que creemos que ya existe mucha competencia?
Pues creo que la existencia de grandes profesionales en un mismo lugar produce un estímulo para querer hacer las cosas aun mejor. Nunca supone una barrera.

Tienes vocación médica desde niño, ¿por qué se dedica a la rama de la estética?

Principalmente porque es una actividad artística. Hoy, a través del Método Rail que yo creé del que les hablaré el mes que viene, consigo en sesiones de menos de una hora hacer un modelado facial, con productos naturales cuyo fin es conseguir un resultado armónico.
Suponemos que en Marbella tiene oportunidad de tratar a pacientes muy diversos.
Efectivamente como hay una población cosmopolita tenemos el gusto de tratar a pacientes con diferentes morfotipos anatómicos. También culturalmente enriquece mucho el contacto con distintas formas de pensar y de vivir.

¿En Marbella tratara a muchos famosos no?

Secreto profesional… Además el paciente nunca cuenta el elixir de la juventud y la belleza.
¿Por qué elige Marbella para vivir y desarrollar su profesión?

Fundamentalmente porque allí vive un tipo de persona que busca el bienestar, la salud y la felicidad. Es un sitio maravilloso para ejercitar una vida sana, por su buen clima, que se disfruta durante todo el año, y las vibraciones positivas que se respiran. Sin ir más lejos, mi medio de transporte habitual es la bicicleta, que me permite llegar a mi consulta en veinticinco minutos sin perder la armonía que te transmite la vista del mar. Otro motivo por el cual elegí esta maravillosa ciudad fue la hospitalidad que me brindó mi buen amigo Ángel Álvarez, al que estaré eternamente agradecido.

Es usted un prescriptor de la vida sana. Según su opinión, ¿en qué consiste ésta?

Pues yo creo que tiene que haber una armonía entre la belleza del espíritu, el cuerpo y la mente. Se trata de elegir lugares tranquilos, con menos estrés, y menos ruidos que en las grandes ciudades. Debemos buscar algunos minutos para meditar, el mar ayuda, transmite paz. El cuerpo debe ser bien alimentado, cumpliendo horarios de comidas, dedicar a esta un buen tiempo, masticar correctamente y realizar una digestión tranquila. Debemos tomar un ochenta por ciento de verduras y hortalizas, y según las costumbres de cada uno, elegir una fuente lo más natural posible de proteínas. Yo desayuno cada día un revuelto de huevos de corral con verduras y procuro evitar frituras, sobre todo de aceites desconocidos y recalentados.
Sabemos que es un buen aficionado a la cocina y que le encanta compartir con sus amigos los platos que elabora. ¿Qué le gusta ofrecer en su casa?

Me encanta ir al mercado y comprar a los profesionales de toda la vida que son los que mejor ofrecen productos naturales y de buena calidad. En nuestro país podemos encontrar hortalizas de la huerta que preparo en crudo y
acompaño con condimentos sencillos como aceites diversos de oliva, nuez, borrajas, lino y cáñamo, ricos en aceite omega seis y nueve. Pescado azul de la costa ricos en aceite omega tres. Carnes de animales que pastan en su medio natural y huevos de gallinas en libertad. Me encanta cocinar potajes tradicionales, hacer consomés con verduras y caparazones de aves de campo y huesos de calidad, regados con buenos vinos de jerez. Soy un admirador del buen producto ibérico de bellota. ¡Qué tesoro!

¿Cree que la población se alimenta bien? Usted tiene un lema que es “somos lo que comemos”…

Creo que es común un abuso de los azúcares, por la recurrencia en el uso de harinas y porque en la mayoría de los alimentos industrializados hay comúnmente añadidos glucosa u otros edulcorantes, además de contener
grasas químicamente transformadas que le confieren más resistencia a las altas temperaturas y a los largos periodos de almacenamiento hasta ser comercializadas. Esto último efectivamente hace que las membranas celulares aumenten su rigidez y, por lo tanto, haya una peor función celular. Creo que hoy podemos explicar de esta manera el aumento de la tasa de obesidad infantil y que los niños con cada vez más frecuencia padezcan enfermedades endocrinológicas, autoinmunes y degenerativas.
Nos dice que otro pilar de la vida sana es el ejercicio, ¿verdad?
Hay que utilizar la práctica deportiva para generar la hormona del crecimiento, esa que hace que tengamos una mayor calidad de músculos y menor proporción de grasas. Mediante el ejercicio gastamos la energía que ingerimos en exceso, además de ser una terapia para alcanzar bienestar espiritual. En resumen, simplemente paseando, podemos estar menos ansiosos, nuestros músculos más tonificados y tener menos depósitos de grasas, además de ser un buen momento para dedicar unos minutos a la meditación. A mí me gusta realizarlo a primera hora de la mañana, que es cuando me siento más enérgico.

Doctor Sánchez, sabemos que usted además es músico…

Efectivamente, la música es una de mis pasiones y la he cultivado desde niño, gracias a que mi padre era un formidable pianista. Efectivamente la música es un lenguaje que te puede abrir increíbles puertas a lo largo de tu vida.
Yo recomiendo que incentivemos a los niños a que pierdan el miedo a tener contacto con los instrumentos y que desarrollen el lenguaje de la música.

Pero usted se dedicó a ella profesionalmente, ¿no?

Sí, efectivamente, desde los quince años me relacioné con distintos ambientes musicales y a principios de los años noventa fui cofundador y componente del famoso grupo “Siempre así”, lo que me permitió , no sólo recorrer España, sino parte del mundo, interpretando una preciosa música llena de mensajes y de ritmo. Aprendí muchas cosas y fue uno de los grandes máster en mi vida. Hoy me sigue pareciendo un consolidado grupo con enormes valores por la grandeza de los miembros que lo componen. Actualmente sigo escuchando música diariamente y mis tratamientos están envueltos por una música maravillosa, que aportan serenidad en la consulta.
En mi intimidad y con mis amigos. Sigo tocando la guitarra y cantando. Además con la percusión, rememoro mis tiempos en “Siempre así”. También me queda mi sobrenombre desde aquella época, mucha gente me sigue llamando “Murfi”.
Y tenemos entendido que también fundó un hotel en sevilla…

Sí, efectivamente. Eso fue un romántico sueño hecho realidad, porque hoy existe en la calle Abades, a los pies de la Giralda. Un hotel de quince habitaciones con encanto, a partir de la rehabilitación de un convento franciscano del siglo XVIII. Ese atrevimiento, en los albores del 2000, fue otro máster profesional para mí, que se hizo realidad gracias al ímpetu y la profesionalidad de mis amigos Moncho y Roberto.

Lo encontramos en Marbella muy transformado, como más bohemio…

No he renunciado a nada de mi vida y educación, simplemente creo que somos seres dinámicos y en constante evolución. No debemos tener miedo a cambios geográficos, a tener nuevos amigos y a buscar nuevas diversiones y metas en la vida. Creo que aporta mucho para el desarrollo del ser superar conceptos inculcados en la niñez que nos parecen inamovibles. Creo que hay que estar atentos a nuevas enseñanzas y conceptos de vida que también pueden ser muy válidos. Por eso la pluralidad que se vive en Marbella te permite aprender con facilidad idiomas, otras culturas, religiones y eso al final te enriquece.

2017-01-31T01:11:23+00:00